Esta bonita casa fue comprada justo antes del inicio de la pandemia. Por las necesidades del momento, los dueños se vieron obligados a habitarla sin realizar las reformas oportunas, lo que derivó en una sensación de «no me siento en casa». Con dos habitaciones, un baño y un garaje lleno de trastos, necesitaban urgentemente ayuda, hacer suyo el espacio y que este respondiera a sus necesidades y deseos. Sentir que esa casa era realmente su hogar. Se pusieron en contacto conmigo y nos pusimos manos a la obra. 

Tras estudiar la distribución y aprovechar al máximo los metros cuadrados, las dos habitaciones se convirtieron en tres y pasaron de tener un único baño a dos. Incluso, tras la reforma, pudimos crear una bonita zona de trabajo que no existía y que siempre resulta muy útil en una casa. ¿Cómo lo hicimos? Integrando el porche en la vivienda, consiguiendo así más amplitud, luz y espacio, que antes estaba totalmente desaprovechado.  El espacio extra para las habitaciones y el baño lo sacamos del garaje y un poco del comedor. 

Para este proyecto, dado que la casa está en primera línea de playa, me inspiré en el mar. Combiné fibras naturales para proporcionar calidez con maderas en color blanco para darle ligereza a la vivienda, ya que tiene mucha personalidad con las vigas del comedor y salón.  

Por último, hicimos un restyling al jardín, que estaba abandonado. Incluimos una pieza que no pudo hacer más ilusión al dueño de la casa, ya que era uno de sus deseos: una barbacoa de leña con porche y  estructura de hierro y cañas. Una solución ideal para poder disfrutar del sol sin renunciar a la mágica corriente del Mediterráneo.


Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia

Casa Las Marinas Denia